Qué es y por qué funciona el Reiki a distancia

Reiki a distancia

 

¿Qué es el Reiki a distancia?

Uno de los aspectos más difíciles de creer para los «no iniciados» en el mundo de Reiki es el hecho de que se puede mandar Reiki a distancia, traspasando tanto las barreras del tiempo como el espacio físico. A menudo me encuentro con personas que, aún estando dispuestos a creer que la energía se puede transmitir por una persona para sanar (y cada vez me encuentro más), cuando comento que no tiene que estar presente la persona ni tiene que ser en este preciso momento, la reacción es un rotundo ¡anda ya!

La prueba de que Reiki a distancia es posible es muy sencilla. ¡Funciona!

La verdad es que no me sorprende, puesto que el concepto en sí es tan ajeno a nuestro mundo cotidiano. Es solo cuando se investiga un poco en profundidad que se descubre que ésta posibilidad tan potente de Reiki que lo diferencia de casi todas las otras terapias energéticas no está tan alejada como concepto de muchas corrientes científicas actuales.

Además, como siempre digo, la prueba de que Reiki a distancia es posible es muy sencilla. ¡Funciona! Cualquiera que ha experimentado una sesión de Reiki a distancia te lo podrá confirmar, y algunos estudios sobre los efectos de Reiki a distancia sobre grupos de enfermos afirman que los efectos son medibles y comprobables, aunque no se entiendan los mecanismos que lo permita.

Antes que nada, si no conoces Reiki, permíteme recapitular de qué estamos hablando aquí. Reiki se puede mandar, a partir del segundo nivel (ver cursos) a cualquier momento en el pasado o el futuro y a cualquier sitio en el mundo (y supongo que fuera de el ¡aunque nunca lo he intentado!).

Ejemplos concretos son:

Mandar Reiki a un momento en el pasado

Puedes mandar Reiki a un momento traumático de tu niñez, por ejemplo. Imagínate que tus padres se separaron cuando tenías 9 años. Puedes mandar Reiki a cuando eras niño para sanar ese momento en tu vida. Lo importante es que no estas mandando energía al recuerdo en tu mente, ni al bloqueo psicológico creado por el momento, ni nada por el estilo. Te estas mandando Reiki a ti mismo durante ese periodo cronológico en sí cuando ocurrió la separación.

¿Y porque hacerlo? Un hecho histórico traumático tiene una serie de consecuencias emocionales y mentales que se trasladan al presente (en casos graves se llama el «síndrome de estrés post traumático). Cuando se da una sesión de Reiki presencial, (o sea, con la persona presente) se tratan las consecuencias o resultados del trauma directamente.
Pero si mandamos Reiki al momento cuando ocurrió el evento que causó el trauma, ejercemos un doble efecto, porque no sólo tratamos el resultado, sino hacemos que el evento en sí fuera menos traumático. Si tú, cuando tenías 9 años, te sentías menos traumatizado por la separación de tus padres como resultado de estar recibiendo energía sanadora, el bloqueo emocional resultante será, lógicamente, menor.

Inmediatamente oigo el lector incrédulo diciendo «oye, un momento, tu no puedes cambiar el pasado. Si haces que ese niño se sintiera mejor en 1979, estas modificando el pasado y eso no puede ser.»

Mi respuesta es sencilla: como veremos más adelante, Reiki a distancia se basa en la hipótesis de que el tiempo y el espacio no existen, por lo cual, se puede cambiar el pasado, puesto que el pasado es algo ficticio.

Mandar Reiki a un momento en el futuro

Supongamos que mañana me voy de viaje en coche y deseo (por supuesto) que sea un viaje seguro y sin incidentes. La noche anterior, mandaría Reiki al viaje. El día siguiente, recibo el Reiki durante el viaje que programé la noche anterior.

Esto es muy útil para situaciones tipo reuniones de negocios, encuentros donde se prevé conflictos etc. Es muy útil cuando en el momento que quieres recibir Reiki (o darlo) no estarás en condiciones para hacerlo. La reunión de negocios es un buen ejemplo, puesto que durante una reunión ¡quedaría un poco raro darme una sesión de Reiki delante de los otros participantes!

Mandar Reiki a otro lugar

Este es posiblemente el uso más frecuente de Reiki a distancia. Tengo la suerte de tener pacientes en Perú, Colombia, EE.UU., Francia y otros países. Cuando les doy un tratamiento, les mando Reiki y los efectos son iguales como si estuvieran en mi consulta.

Incluso consigo ‘conectar» con ellos de la misma forma que si estuvieran presentes, recibiendo las misma sensaciones y mensajes sobre su condición.

La única desventaja de Reiki en estas situaciones es, curiosamente, algo que no tiene nada que ver con Reiki en sí. Considero que el «efecto placebo» es muy importante en un tratamiento. En este caso, significa poder hablar con el paciente, comentar sus emociones y sensaciones, notar los progresos etc. Y el mero hecho de sentir las manos de un practicante «trabajando» sobre tu cuerpo crea una relajación profunda y un efecto beneficioso.

Mandar Reiki a situaciones

Puedo mandar Reiki a proyectos, negocios, la compra de una vivienda, relaciones etc. Esa situación recibirá Reiki en forma de energía positiva.

Hay un «pero» en estos casos. En Reiki decimos «El Universo te da lo que necesitas, pero no siempre lo que quieres». Esto significa que aunque mandes Reiki a un negocio, por ejemplo, si ese negocio no es lícito, o no está de acuerdo con la armonía del Universo, por mucho Reiki que le des, no prosperará. Pero si es un negocio «correcto», encontraras que todos los obstáculos desaparecen y se lleva a cabo de una forma fluida y con el mínimo esfuerzo.

¡Yo mismo soy el vivo ejemplo de este hecho! Durante años, mandaba Reiki a mi empresa. Pero aunque tuve momentos de gran prosperidad y nunca me faltó nada, al final nunca terminé con el éxito que deseaba y no conseguí ese proyecto a largo plazo que era mi deseo. Tomé la decisión de cerrarla cuando una serie de acontecimientos supuestamente «fuera de mi control» y ajenos al funcionamiento interno de mi empresa me llevaron a la realización de que si tenía que luchar tanto, a lo mejor estaba en el camino equivocado. Ahora me doy cuenta que la razón era muy sencilla, mi verdadero camino era lo que estoy haciendo ahora, y doy gracias al Universo por haberme guiado hacia este camino.

 

 

Las teorías detrás de Reiki a distancia

Existe una base científica detrás de Reiki a distancia. No obstante, quiero subrayar que la expongo simplemente porque me fascina la posibilidad de que algún día la ciencia se dedique a investigar más todo lo relacionado con terapias energéticas. Quiero decir que aunque la teoría sea eso mismo, una teoría, la realidad de Reiki a distancia es que funciona y se usa a diario por miles de practicantes en todo el mundo, incluyéndome a mí.

Ondas Scalar

Las ondas Scalar se desarrollaron como teoría en la física hace más de un siglo, pero su estudio no prosperó dado que sus efectos derribaban todas las otras teorías dominantes en ese momento. El principio básico de estas ondas es la siguiente:
– Afectan a todo el espacio físico de forma simultánea
– No tienen velocidad
– Sus efectos no aumentan ni disminuyen con la distancia

La física cuántica

Un físico cuántico en particular, el Dr. Milo Wolff, describe la interdependencia de toda materia en el Universo de una manera fácil de entender. Según su teoría, toda partícula cuántica existe como resultado de su relación con las otras partículas en el universo debido a las ondas cuánticas que recibe y transmite. De esta manera, un acontecimiento físico en una parte del universo tiene consecuencias directas en el resto del universo. Trasladando este concepto a Reiki, puedo mandar esa energía a cualquier parte del universo.

La no-localidad cuántica

También denominada Bell’s inequality o el Efecto EPR (de Einstein, Podolski y Rosen que propusieron la teoría en 1935).

Es un fenómeno cuántico que fue demostrado en Francia por el equipo de Alain Aspect en 1983. En el experimento, átomos de calcio se trataron para hacerles inestables. De esta forma, un átomo emitió dos fotones en direcciones opuestas, ambos viajando a la velocidad de la luz. Puesto que ambos fotones viajan en direcciones opuestas a la velocidad de la luz, se suman sus velocidades, por lo cuál se están separando al doble de la velocidad de la luz.

Al pasar un solo fotón por un polarizador que alteraba su comportamiento, el otro fotón también cambió su comportamiento, aunque no pasó por dicho polarizador. El primer fotón parecía mandar un mensaje a su pareja, sin tener en cuenta ni la velocidad ni la distancia de su separación. Puesto que la teoría de la relatividad no permite cualquier comunicación más veloz que la luz, lleva a suponer que había algún tipo de comunicación instantánea entre las dos partículas que formaron parte del átomo de calcio.

Einstein lo llamó «acción fantasmal a distancia» , añadiendo que parecía que la separación de las partículas fuera una mera ilusión, o en otras palabras que una pareja de fotones seguía siendo una pareja para siempre.

La teoría del Big Bang

Según dicha teoría, toda materia en el universo existió en un solo sitio antes de su creación. Como consecuencia, la teoría sugiere que toda materia sigue estando conectada de alguna forma. No solo eso, pero toda materia sigue conectada no sólo en el espacio sino también en el tiempo, puesto que el universo está en un estado de expansión continua.

Resumiendo

Reiki traspasa las barreras del tiempo y del espacio. Esperemos que un día la ciencia demuestre este hecho pero mientras tanto, los que usamos Reiki en este contexto tenemos la certeza de sus efectos y la gran satisfacción de saber que podemos ayudarnos tanto a nosotros mismos como a otros sin importar el espacio físico ni el tiempo cronológico, dos aspectos de nuestras vidas que a veces nos pueden parecer un freno a la verdadera libertad del ser.

John Curtin